¿Es legal seguir a un trabajador que tengo de baja si sospecho que es fraudulenta?

Una de las mayores preocupaciones de las empresas es una baja laboral, esta implica un retraso en el trabajo y el pago de un trabajador que no está desempañado sus funciones, es cierto que esto puede ocurrir cuando se tienen empleados y que hay enfermedades más comunes que otras.

Sin embargo llega un momento donde es posible dudar de las bajas laborales de un empleado y más si ocurren con frecuencia, para toda esta situación la directiva puede apoyarse en un detective privado para confirmar sus sospechas.

Como comprobar una baja laboral fraudulenta

Si se poseen sospechas de que un empleado está abusando de sus derechos de ausentarse temporalmente por alguna enfermedad, la directiva de la empresa está en su derecho de acudir a una agencia de detectives privados para comprobar tal situación.

De hecho es la forma más idónea de solucionar el inconveniente porque el investigador realizara un seguimiento del empleado de manera discreta y confidencial para realizar un informe donde se confirmen o desestimen las sospechas.

¿Es legal seguir a un trabajador que tengo de baja si sospecho que es fraudulenta?

¿Es legal seguir a un trabajador que tengo de baja si sospecho que es fraudulenta?

Así la empresa actúa dentro de la legalidad y sin sobrepasar los límites de la privacidad de la persona, esto es sumamente importante porque de ello dependen las decisiones a tomar en caso de que se confirme el fraude.

La parte delicada de las sospechas de baja laboral es que el empleado se olvida que también tiene un compromiso con la empresa y que esta tiene el deber de confirmar que se están tomando las medidas necesarias para la recuperación en el lapso de tiempo que establece el médico.

Siendo relevante que la persona guarde reposo y que no realice ninguna actividad que comprometa su salud para que pueda reincorporarse lo más pronto posible y cumplir con su deber laboral.

Incluso existen empleados tan descarados que publican en redes sociales y resulta ser que el fraude se descubre muy rápido, la baja fraudulenta es totalmente posible porque el medico depende de la entrevista con el paciente para realizar un diagnóstico y algunas patologías son difíciles de comprobar a simple vista.

Llegado el caso de confirmar las sospechas de la baja fraudulenta, el empresario puede resolver el asunto de acuerdo a la gravedad del mismo ya sea a través de un acuerdo con el empleado que aplique sanciones por los daños económicos causados a la empresa o suspensión temporal.

En situaciones graves puede llegar a despidos justificados sin indemnización para el empleado y esto es avalado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, en vista de que la colaboración del detective privado aporta pruebas que confirmen el fraude.

Dentro de las bajas laborales más difíciles de comprobar se encuentran la depresión y el estrés porque no existe ninguna afección física que demuestra la patología, solo rasgos físicos que pueden llegar a ser fingidos fácilmente, para estos casos se toma en cuenta la actitud del empleado y los sitios que frecuenta.

Actualmente el servicio de detectives privados para las empresas es fundamental para proteger su capital humano porque es pérdida de dinero tener un empleado que no cumple con sus funciones o no aporte lo suficiente.